Después de años de fracaso, y tras la simplificación de trámites, jóvenes pescadores concurren a las ayudas oficiales en Andalucía

Después de años de fracaso, y tras la simplificación de trámites, jóvenes pescadores concurren a las ayudas oficiales en Andalucía

Después de años de quedar desiertas, desde su creación en 2014, hay jóvenes pescadores que concurren a la convocatoria para ayudas a la creación de empresas pesqueras. Esto se produce después de la simplificación de trámites realizada este año.

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía convocó en septiembre ayudas, financiadas por el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP), destinadas a jóvenes pescadores para la creación de empresas mediante la compra de un barco usado de menos de 24 metros. Los solicitantes deben ser menores de 40 años con experiencia de al menos cinco años o formación profesional equivalente, optan a incentivos de hasta el 25% del coste de la adquisición (75.000 euros como máximo).

Estas ayudas se han ido convocado año tras año en el marco 2014-2020 del FEMP y siempre quedaban desiertas, porque resultaban poco atractivas. En esta edición se han simplificado las bases y agilizado los trámites, con lo que se ha logrado que se presenten las primeras solicitudes. A pesar de ser escasas, se espera que suponga un efecto llamada para el futuro e incluso para elevar el presupuesto disponible en el nuevo marco de fondos europeos. El precio de compra de los barcos se sitúa entre los 80.000 y los 140.000 euros.

La finalidad es incentivar el relevo generacional con ayudas a jóvenes pescadores, que la Consejería considera prioritario en la pesca andaluza. Así, la consejera Carmen Crespo ha informado al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía de las ayudas a jóvenes pescadores, centradas en la creación de empresas para el ejercicio de la actividad, la apuesta por energías renovables, la modernización de embarcaciones, así como nuevas actividades y negocios con cargo a las ayudas que gestionan los Grupos de Acción Locales del Sector Pesquero (GALP).

De los 6.000 marineros que trabajan en los barcos de pesca de Andalucía sólo el 22% tiene menos de 30 años. La flota andaluza está integrada por 1.437 embarcaciones. La mayoría de ellas son de pequeño tamaño y practican la pesca artesanal en las cercanías de la costa, con artes menores (redes, anzuelos, nasas, rastros, etc.). En concreto, son 961 embarcaciones que representan el 67% del total.

En estas embarcaciones trabajan entre dos y tres marineros y son empresas familiares, cuyos barcos pasan de padres a hijos que quieren seguir en la actividad. La falta de incentivos para construir barcos nuevos, los bajos resultados económicos por la escasez de pesca y la competencia que llega de otros países, además de la acuicultura, hacen que las condiciones de trabajo sean adversas y provocan que no sea un sector atractivo para los jóvenes.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.