El proyecto EliMeT termina con resultados positivos en la eliminación de cadmio a escala de laboratorio

El proyecto EliMeT termina con resultados positivos en la eliminación de cadmio a escala de laboratorio

El proyecto EliMet, desarrollado por ANFACO-CECOPESCA y el Centro Tecnológico de Investigación y Desarrollo del Alimento Funcional (CIDAF), ha conseguido en el laboratorio reducciones de entre el 40% y el 93% de la cantidad de cadmio.

EliMet, cuyo nombre completo es Desarrollo de tecnologías innovadoras para la eliminación de metales pesados en residuos generados por el sector pesquero y su revalorización, surgió con el fin de mitigar la presencia de metales pesados en los subproductos de la pesca que, en ocasiones, pueden impedir su utilización, teniendo que ser rechazados y destruidos. Así, contar con tecnologías que permitan eliminar metales pesados posibilitará aprovechar subproductos valiosos para la alimentación animal por su elevado contenido en nutrientes.

Durante el desarrollo del proyecto, a lo largo del año 2019, se han evaluado las posibilidades de aplicar distintas técnicas a las materias de interés que se generan en la industria pesquera y se reutilizan en la industria de alimentación animal. En particular, las basadas en el empleo de quelantes, tales como compuestos naturales y resinas de intercambio iónico, han proporcionado resultados positivos a escala de laboratorio, con una disminución importante en la concentración de cadmio, desde un 40%, cuando se aplica sobre muestras sólidas, hasta un 90%, en el caso de las resinas aplicadas en muestras semilíquidas, con apenas pérdida de componentes nutritivos, como las proteínas. La viabilidad tecnológica, medioambiental y económica de estas alternativas debe ser evaluada a escala piloto y a escala industrial.

El Centro Tecnológico de Investigación y Desarrollo del Alimento Funcional, CIDAF, situado en Granada, ha participado como socio del proyecto, aplicando técnicas de extracción con agua subcrítica, una tecnología de extracción alternativa a los métodos convencionales, que utilizan solventes orgánicos. Estas metodologías presentan una serie de ventajas, como ahorro de tiempo y costes, respetuo con el medio ambiente y el ser bastante selectivas gracias a la modificación de la temperatura y presión del disolvente de extracción, que suele ser alguna sustancia clasificada como GRAS (Generally Recognized as Safe).

Aplicando esta técnica en laboratorio, se consiguió disminuir el cadmio en muestras semilíquidas en un elevado porcentaje: entre 61% y 93% de disminución.

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.