España siguió siendo el líder pesquero de la UE en 2018, con 922.564 toneladas de capturas

España siguió siendo el líder pesquero de la UE en 2018, con 922.564 toneladas de capturas

Cepesca presentó ayer en un almuerzo su Informe del Sector Pesquero Español 2019, el tercero que publica, a los medios de comunicación. La falta de tripulantes es el mayor problema.

Las capturas fueron de 922.564 toneladas de pescados y mariscos durante 2018, semejantes a las de 2017 (940.633). Según los últimos datos disponibles, correspondientes a 2017, la facturación fue de 2.147 millones de euros. Así, España mantiene su liderazgo en la UE con una cuota del 20%.

En 2018 España importó 1.773.048 toneladas de productos pesqueros por valor de 7.332,6 millones de euros, lo que significa un crecimiento de un 2,49% en valor, respecto a 2017. Por su parte, el valor de las exportaciones de nuestro país también creció un 4,29% (4.344 millones de euros), al igual que en volumen, hasta alcanzar las 1.216.734 toneladas (1,49%). A pesar de que la balanza comercial sigue siendo negativa, hay una tendencia al alza de nuestras exportaciones, mantenida durante la última década.

El sector facturó generó 31.473 empleos directos en 2018, cifra prácticamente igual a la de 2017 (31.456) y la presencia femenina en pesca y acuicultura ya representa el 17,28%.

En 2018 la flota contaba con 8.972 buques. En 2018 se desguazaron de 174. Del total de buques, el caladero nacional aglutina la mayor parte (8.674) y el 4% restante faena en aguas comunitarias e internacionales. Sin embargo, la flota de estos últimos caladeros (298 barcos) aglutina más del 60% de las capturas totales de España.

España tiene la tercera posición europea en número de buques, tras Grecia (14.000) e Italia (12.000). Por artes de pesca, el mayor número de barcos (7.151) corresponde a artes menores, fijas y redes de enmalle. Por su parte, 922 se encuadran dentro del arte de arrastre, 579 son de cerco y 320 de palangre, tanto de superficie como de fondo.

Respecto al consumo doméstico de pescado, una de las mayores preocupaciones del sector. De hecho, y según los datos del informe de Cepesca, en 2018, ha habido un descenso del 2,8% en la demanda de productos de la pesca frente a 2017, y tanto de pescados (-4,2%) como de mariscos/moluscos/crustáceos (-3,0%). Sin embargo, las conservas de pescado/molusco crecieron un 1,9%. Dentro de los pescados, los frescos son los más contributivos al descenso (-4,9%) frente al 1,4% de los congelados.

Javier Garat, secretario general de Cepesca, destacó en la presentación que la escasez de tripulantes es el problema más acuciante del sector pesquero español y puede llegar a poner en peligro su actividad. Para paliar esta situación, Cepesca ha puesto en marcha un Plan Estratégico para atraer españoles y facilitar la contratación de extranjeros

Otro problema es la antigüedad de la flota. Con una edad media de 32 años, sin embargo –destacó Garat–, hay más de 2.700 barcos que superan los 40 años de antigüedad, básicamente en artes menores. Cepesca cree necesario un plan de renovación y modernización.

En cuanto a medio ambiente, durante 2018, Cepesca puso en marcha el proyecto Fish-Recycle para apoyar la transición del sector hacia la economía circular y una estrategia sectorial para la reducción de basuras marinas que pretende sentar las bases de un marco nacional para su recogida por parte del sector pesquero.

Por último, en cuanto a la colaboración con el entorno científico, en 2018, se desarrolló el proyecto “Nuevas tecnologías en Red Natura 2000: contribución del sector pesquero a la conservación de los espacios protegidos en el Golfo de Cádiz”; también se inició el proyecto PesConect, la primera red estatal de trabajo y transferencia científica que cuenta como socio con el Instituto Español de Oceanografía (IEO).

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.