Greenpeace denuncia que los cetáceos del Mediterráneo están en peligro

Greenpeace denuncia que los cetáceos del Mediterráneo están en peligro

Uno de cada cuatro cetáceos muere por causas atribuibles al ser humano. Las redes, el plástico y un virus entre sus principales amenazas según Greenpeace. La organización demanda un Tratado Global de los Océanos que garantice la protección de, al menos, un tercio de los océanos del mundo para 2030.

En solo siete meses, entre 2018 y 2019, al menos 26 cachalotes murieron en el Mediterráneo occidental, una cantidad preocupante para una población que ya se considera en peligro de extinción. Es una de las conclusiones de un estudio elaborado para Greenpeace Italia por la Universidad de Padua.

Según este informe, las actividades humanas son la principal amenaza para los cetáceos. Una cuarta parte de los cetáceos varados a lo largo de las costas italianas en los últimos años han muerto por causas atribuibles al ser humano, en particular al quedar atrapadas en las, cada vez más frecuentes, redes abandonadas en el mar, y también debido al uso de artes de pesca ilegales, como las redes de deriva, que en los últimos días han atrapado a dos cachalotes en las islas Eolias.

Pero otro grave problema es el plástico. El 84% de los cachalotes varados analizados entre 2008 y 2019 tenían fragmentos de plástico en el estómago, llegando hasta 22 kilos de plástico en una hembra varada en Olbia, a principios de 2019.

A estas amenazas se suma un virus, el causante del conocido como “sarampión de los cetáceos” que, tras graves epidemias en delfines entre 1990 y 2008, ahora parece resurgir, especialmente asociado con otras tensiones ambientales. Cinco de los seis cachalotes varados analizados en el verano de 2019 dieron positivo al virus. Cabe destacar que, como en el caso del SARS o el Covid-19, también este virus está saltando entre especies, llegando incluso a otras como nutrias o focas. Por eso, el estudio de las causas de muerte de estos animales es una herramienta fundamental para la investigación y la conservación, pero también para la protección de la salud humana.

Para María José Caballero, portavoz en Greenpeace España: “No podemos permitir que las actividades ilegales y la degradación del medioambiente causada por los humanos asfixien a esas criaturas únicas. La pesca y la contaminación por plásticos están haciendo desaparecer a los cetáceos de nuestros mares y los humanos tenemos la culpa“.

Greenpeace, para salvar a estos animales, demanda un Tratado Global de los Océanos que garantice la protección de, al menos, un tercio de los océanos del mundo para 2030 si queremos defender la biodiversidad, ayudar en la lucha contra el cambio climático y proporcionar seguridad alimentaria a miles de millones de personas. «Nuestro destino y el de los océanos están íntimamente relacionados», manifiesta.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.