Importante avance en el segundo año del FIP que realiza la flota atunera de OPGAC para conseguir la certificación MSC

Importante avance en el segundo año del FIP que realiza la flota atunera de OPGAC para conseguir la certificación MSC

Según informaron conjuntamente a los medios de comunicación el 14 de febrero OPAGAC y WWF, cinco de los stocks de atún tropical que pesca la flota asociada a la organización, de un total de 12, cumplen los estándares de sostenibilidad necesarios para solicitar la certificación MSC (Marine Stewardship Council): el rabil, el listado y el patudo del Pacífico Centro-Occidental, y el rabil y el listado del Pacífico Oriental. Estos cinco stocks representan el 30% de las 380.000 toneladas pescadas anualmente por la flota de OPAGAC y el 3% del total de la captura mundial de túnidos tropicales.

La certificación MSC garantiza productos procedentes de stocks en buen estado y capturados con una actividad pesquera con mínimo impacto ambiental y un control exhaustivo de la misma. El objetivo es reunir las condiciones necesarias para que los 12 stocks de túnidos tropicales que captura OPAGAC puedan entrar en proceso de certificación en 2021.

Lo anterior es el resultado del segundo año de actividad del Proyecto de Mejora de Pesquería (FIP, por sus siglas en inglés) que la flota atunera agrupada en la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (OPAGAC) desarrolla con WWF desde 2016.

Como ya hiciera en 2017, el FIP ha utilizado los baremos de MSC para medir su eficacia, superando las expectativas en las cuatro organizaciones regionales de pesca (Comisión Interamericana del Atún Tropical IAATC), Comisión de Pesca del Pacífico Occidental y Central (WCPFC), Comisión del Atún para el Océano Índico (IOTC) y Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT)] en las que operan los 47 barcos de OPAGAC. Según la evaluación de una consultora independiente, los indicadores en los cinco stocks obtienen puntuaciones por encima de los mínimos establecidos por MSC (media de 80 puntos sobre 100 y ninguna condición por debajo de 60) para solicitar su certificación.

Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT o IAATC, por sus siglas en inglés), Comisión de Pesca del Pacífico Occidental y Central (WCPFC), Comisión del Atún para el Océano Índico (IOTC o CAOI) y Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT o CICAA).

Asimismo, en 2018 OPAGAC ha buscado sinergias y alineado sus acciones con los FIP desarrollados por otras flotas, tales como la organización ecuatoriana TUNACONS (Tuna Conservation Group) en el Pacífico Oriental y la Sustainable Indian Ocean Tuna Initiative (SIOTI), que incluye todas las flotas de cerco de España, Francia, Seychelles y Mauricio.

Según declaró a la prensa Julio Morón, director gerente de OPAGAC, “nuestro FIP lidera el camino para las pesquerías atuneras de cerco en proceso de certificación MSC, al ser la iniciativa de este tipo más completa del mundo, ya que incluye las tres especies objetivo de esta pesquería en el Atlántico, Índico y Pacífico”. Además, Morón añadió que “La sostenibilidad debe ser una prioridad en la agenda de cualquier flota y las alianzas con otras organizaciones con un FIP en marcha son un medio excelente para lograr un diálogo más constructivo en las ORP e involucrar a los gobiernos, a la cadena comercial y a los consumidores”.

OPAGAC y WWF coincidieron en señalar que los problemas de gobernanza internacional dificultan la gestión sostenible a largo plazo de las pesquerías de atunes tropicales y, en especial, la recuperación de los stocks sobrexplotados, como el patudo del Atlántico. El lento avance en el establecimiento de marcos de Evaluación de Estrategias de Captura y de medidas adecuadas de gestión, seguimiento y control para todas las pesquerías dirigidas a estas especies está compromete su sostenibilidad a largo plazo, indicaron.

José Luis García Varas, responsable del Programa de Océanos de WWF España, afirmó que “aún existen numerosos retos para asegurar unas pesquerías sostenibles de atunes tropicales que minimicen su impacto en el ecosistema. La Unión Europea debe mostrar un mayor liderazgo en las ORP, para alcanzar los consensos que aseguren un marco de sostenibilidad del siglo XXI para estas especies. El completo fracaso de ICCAT en 2018, en lo que se refiere a la adopción de medidas para la recuperación del patudo, ilustra el tipo de retos a los que nos enfrentamos”.

Foto. Práctica liberación tortuga. ©OPAGAC.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.