La campaña JUVENA 2018 de AZTI arroja buenas previsiones para la pesca de anchoa en el golfo de Vizcaya en 2019

La campaña JUVENA 2018 de AZTI arroja buenas previsiones para la pesca de anchoa en el golfo de Vizcaya en 2019

Los datos obtenidos en la campaña impulsada por el Gobierno Vasco, Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente e IEO vaticinan un reclutamiento medio-alto para el año próximo, lo que nos sitúa ante un escenario favorable de cara a la costera de la anchoa de 2019.

Los resultados de la campaña oceanográfica JUVENA 2018, realizada por AZTI, indican que unas 490.000 toneladas de biomasa de anchoas menores de un año viven actualmente en golfo de Vizcaya, una cantidad superior a la media histórica obtenida en dicha campaña. Este dato permite vaticinar un reclutamiento medio-alto para 2019, configurándose así una situación favorable para la costera de la anchoa del mismo año.

El estudio se realizó con ecosondas que alcanzaban hasta 400 metros de profundidad y pescas que han permitido fijar el tamaño medio de los juveniles en 6,3 centímetros.

La campaña, realizada en los buques oceanográficos “Emma Bardán” y “Ramón Margalef”, pertenecientes a las flotas de la Secretaría General de Pesca y el Instituto Español de Oceanografía (IEO) respectivamente, ha sido financiada por el Gobierno Vasco, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y el IEO.

En los últimos años la campaña JUVENA ha aumentado su ámbito de estudio pasando a un enfoque ecosistémico del recurso. Dentro de este enfoque, se estudia la abundancia no solo de la anchoa juvenil sino de toda la comunidad de pequeños pelágicos con los que comparte el ecosistema, entre ellos anchoa adulta, sardina, chicharro o verdel. También se estudian los factores ambientales que caracterizan el ecosistema pelágico en su totalidad, como temperatura, salinidad o turbidez en la columna de agua. También se tiene en cuenta la disponibilidad de alimento, analizando la distribución espacial y abundancia de diferentes tipos de plancton.

Por último, para cerrar el estudio de la cadena trófica del ecosistema, en los últimos años, los investigadores de AZTI han incluido también en la campaña JUVENA el estudio de la distribución espacial de los grandes depredadores marinos en el Golfo de Bizkaia. Para ello, han analizado la distribución y abundancia de aves y mamíferos marinos, recolectando información sobre las especies presentes, el número y el comportamiento de los individuos avistados durante el recorrido.

Respecto a los mamíferos marinos, se han observado diez especies diferentes, destacando la abundancia del delfín común, seguido de rorcual común y del delfín listado. En cuanto a las aves marinas, se ha estudiado su distribución y abundancia, observándose 18 especies diferentes. Destaca la presencia del alcatraz común, la pardela capirotada y la gaviota sombría.

Teniendo en cuenta que la anchoa tiene una variabilidad interanual muy pronunciada y que la supervivencia, crecimiento y reproducción de los juveniles está muy afectada por factores ambientales, se espera que el enfoque ecosistémico adoptado permita entender mejor los procesos que afectan a su supervivencia.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.