La ‘Halophila stipulacea’ ha cambiado su tolerancia térmica y puede extenderse por el Mediterráneo occidental

La ‘Halophila stipulacea’ ha cambiado su tolerancia térmica y puede extenderse por el Mediterráneo occidental

Según un estudio publicado en Proceedings of the Royal Society B, la Halophila stipulacea, planta marina originaria del Mar Rojo, que entró en el Mediterráneo al abrirse el Canal de Suez hace más de 100 años y que ahora también está presente en el Mediterráneo oriental, podría extenderse al Mediterráneo occidental.

La Halophila stipulacea ha cambiado su tolerancia térmica mínima y su temperatura óptima, lo que le permite crecer y producir oxígeno en el Mediterráneo, donde la temperatura es mucho más baja que en el Mar Rojo. El estudio ha sido realizado por un equipo del IMEDEA (UIB-CSIC), en colaboración con investigadores del Red Sea Research Centre (King Abdullah University for Science and Technology, Arabia Saudí), HCMR (Hellenic Centre for Marine Research, Greece) y MER (Marine and Environmental Research, Cyprus). La financiación la ha aportado el Ministerio de Economia y Competitividad, el Ministerio de Ciencia y la King Abdullah University for Science and Technology.

“Realizamos experimentos de temperatura con plantas del Mar Rojo (Arabia Saudí) y del este del Mediterráneo (Grecia y Chipre)”, explica Marlene Wesselmann, investigadora predoctoral del IMEDEA y autora principal del trabajo. “Hemos observado que esta planta puede sobrevivir a temperaturas de hasta 8ºC, pero necesita una temperatura mínima de 14-17ºC para crecer”, añadiendo que “actualmente, las temperaturas del agua marina del oeste del Mediterráneo en invierno son de 10-14ºC y por eso esta planta de momento solo se encuentra distribuida por el este y centro del Mediterráneo (llega hasta Sicilia)”.

Los investigadores expusieron las plantas provenientes del Mar Rojo (nativas) y del Mediterráneo (exóticas) a 12 tratamientos de temperatura entre 8 y 40ºC y midieron tasas de supervivencia, crecimiento y de producción y consumo de oxígeno.

Los modelos climáticos, según los escenarios de emisiones proyectados por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU (IPCC), indican que a finales del siglo XXI la temperatura del mar Mediterráneo podría aumentar 4ºC. La coautora del estudio y también investigadora del IMEDEA Núria Marbà destaca que “los resultados de este estudio sugieren que, si el mar Mediterráneo aumenta según lo pronosticado por el IPCC, las aguas de la cuenca oeste excederán la temperatura mínima necesaria para que H. stipulacea pueda crecer y expandirse en esta cuenca. Además, el calentamiento del mar mejorará las condiciones de crecimiento de esta especie exótica en la cuenca este mediterránea”.

Foto: Pradera de ‘Halophila stipulacea’ en la laguna de Al kahrar (Arabia Saudí), Mar Rojo (Autora: M. Wesselmann)

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.