Opagac realiza en el Índico el primer relevo de tripulantes de la flota atunera española durante la crisis del COVID-19

Opagac realiza en el Índico el primer relevo de tripulantes de la flota atunera española durante la crisis del COVID-19

La flota asociada en la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (Opagac) ha sido la primera en realizar una operación de relevo de tripulaciones de buques atuneros, concretamente las de los que operan en el Océano Índico. La acción ha sido coordinada por Opagac y ha culminado los días 9 y 10 de mayo con un vuelo especial directo de ida y vuelta entre Madrid y la República de Seychelles, que ha transportado a 189 tripulantes hasta las citadas islas y repatriado a 184.

Opagac destaca la gran complejidad de la operación, asegurando que cumplió con todos los protocolos de los gobiernos español y de Seychelles destinados a garantizar la seguridad frente a contagios de COVID-19.  Al cierre de fronteras y rutas aéreas por la pandemia se sumó la necesidad de buscar un avión con dimensiones que permitieran cumplir las normas de separación entre personas a bordo; dos tripulaciones de pilotos y personal de cabina, para que el vuelo fuera de ida y vuelta, tal cómo solicitaba el Gobierno de Seychelles, y contratar una quincena de autobuses para transportar a los marineros directamente desde el aeropuerto a los buques, y viceversa, cumpliendo las normas de distanciamiento.

La operación ha permitido relevar los marineros de 15 buques de la flota atunera española en el Índico, los cuales habían alargado más de un mes su permanencia a bordo. Las tripulaciones de estos barcos trabajan cuatro meses en el mar y tienen de dos a cuatro de vacaciones. La flota está usando Las Palmas de Gran Canaria como puerto de relevo para el Océano Atlántico, al permanecer cerrados tanto Abidjan como Dakar, en Costa de Marfil y Senegal, respectivamente, que son los usados habitualmente.

El Gobierno de Seychelles, país en el que la pandemia ha tenido muy poca incidencia y que mantiene su aeropuerto cerrado hasta junio, ha exigido estándares de salud muy estrictos para evitar cualquier riesgo de contagio. Así, todos los tripulantes que han viajado a Seychelles se han sometido a pruebas PCR para asegurar el negativo. Las pruebas han sido facilitadas por el Gobierno Vasco a los tripulantes con base en Euskadi y el resto han sido realizados a través de los laboratorios MEGALAB. Los resultados se han enviado con el tiempo requerido a Seychelles donde el médico del Instituto Social de la Marina residente allí ha coordinado su verificación por parte de las autoridades de Seychelles.

Julio Morón, director gerente de Opagac, ha agradecido la colaboración de los gobiernos de España, País Vasco y Seychelles, así como del Instituto Social de la Marina y de empresas como Carlson Wangolit Bermeo y Air Europa. Además, ha recalcado que este tipo de acciones sólo son posibles dentro de marcos jurídicos de respeto hacia los trabajadores y de compromisos con su bienestar, en los que Opagac trabaja desde hace años a través de su norma APR. También lamenta que este mismo tipo de actuación no se esté desarrollando en flotas como las asiáticas, en las que el valor de sus tripulaciones es prácticamente inexistente, y confía en que las autoridades comunitarias abran un período de reflexión tras esta crisis para abordar los criterios sobre la importación de los productos libres de aranceles procedentes de estas flotas para su posterior consumo por parte de los ciudadanos europeos.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.