Primer estudio de las posibilidades de migración en vertical de especies marinas en respuesta al cambio climático

Primer estudio de las posibilidades de migración en vertical de especies marinas en respuesta al cambio climático

Un equipo de investigadores del Instituto Español de Oceanografía (IEO), del CSIC y de la King Abdullah University of Science and Technology ha calculado la migración vertical que requerirían algunas especies marinas para mantener una temperatura constante hasta 2100. Se trata de la primera estimación global del potencial de la migración vertical en respuesta al cambio climático marino.

Se suele considerar que, para que las especies marinas puedan sobrevivir al aumento de las temperaturas, sus opciones son desplazarse horizontalmente, moviéndose hacia latitudes más frías para así encontrar aguas con la temperatura habitual para ellas, o bien quedarse en su ubicación original, adaptándose a mayores temperaturas. Pero existe una opción menos considerada y estudiada, la cual es es que los organismos marinos en vez de migrar horizontalmente lo hagan verticalmente, hacia mayores profundidades, donde encontrarían temperaturas más bajas.

La conclusión del estudio, llamado Ocean warming compresses the 3D habitat of marine life y publicado en Nature Ecology & Evolution, es que los organismos marinos sí podrían migrar a mayores profundidades en respuesta al cambio climático, pero experimentarán una compresión de su hábitat tridimensional.

Los resultados de este estudio muestran que, si bien existen variaciones considerables a lo largo del planeta, las especies deberían migrar hacia el fondo una media de 18,7 metros por década bajo un escenario de emisiones moderadas de gases de efecto invernadero y 32,3 metros por década bajo un escenario de altas emisiones.

Sin embargo, la temperatura no es el único determinante del hábitat de los organismos marinos. A las aguas más profundas no le llega suficiente luz para que las especies que realizan la fotosíntesis puedan sobrevivir y la presencia del fondo establece una última frontera en algunos lugares. Teniendo esto en cuenta, los autores indican que tanto el fitoplancton como las especies poco profundas que habitan en el fondo, como los corales, kelps y praderas marinas, experimentarán una compresión vertical de su hábitat a medida que aumentan las temperaturas.

“Es probable que las distintas especies marinas opten por una solución combinada entre la adaptación térmica, la migración horizontal y la vertical variando considerablemente entre especies y ubicaciones” apunta Jordà, primer autor del estudio.

El trabajo ha sido financiado por los proyectos españoles CLIFISH (CTM2015-66400-C3-2- R) y MedSHIFT (CGL2015-71809-P) del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación, la Fundación BBVA (Interbioclima project), el proyecto SOCLIMPACT (programa Horizon2020 de la UE, grant agreement No 776661) y la King Abdullah University of Science and Technology.

Referencia bibliográfica: Ocean warming compresses the 3D habitat of marine life. Gabriel Jorda, Núria Marbà, Scott Bennett, Julia Santana-Garcon, Susana Agusti and Carlos M. Duarte. Nature Ecology and Evolution 4, 109–114 (2020) doi:10.1038/s41559-019-1058-0

Pie de Figura: Evolución del hábitat adecuado (en % de cambio respecto al presente) en función de temperatura, luz y profundidad para corales, macroalgas y praderas submarinas.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.