Rosa Quintana traslada al Estado la necesidad de evitar que los nuevos aranceles lastren la competitividad de los productos de la pesca en los Estados Unidos

Rosa Quintana traslada al Estado la necesidad de evitar que los nuevos aranceles lastren la competitividad de los productos de la pesca en los Estados Unidos

El Ejecutivo gallego llevó a Madrid una propuesta de real decreto con medidas transitorias para que la flota de bandera británica y capital gallego que faena en el Gran Sol siga operando con normalidad en los puertos gallegos tras el Brexit. Además, Rosa Quintana, destaca que las exportaciones gallegas de pescados y mariscos frescos y transformados al mercado norteamericano rondan los 40 millones de euros anuales por la venta de unas 5.500 toneladas. 

La conselleira del Mar, Rosa Quintana, asistió el 7 de octubre al Consejo Consultivo de Pesca para Asuntos Comunitarios y a la Conferencia Sectorial de Pesca, donde manifestó la preocupación de Galicia ante la pretensión de Estados Unidos de imponer nuevos aranceles a las importaciones de productos, como las conservas de pescados y mariscos. Quintana trasladó al Gobierno del España la necesidad de que en las negociaciones entre España y Estados Unidos se llegue a un acuerdo que evite esta nueva barrera comercial.

Las empresas del sector pesquero y transformador gallego exportan alrededor de 5.500 toneladas anuales de productos a Estados Unidos por importe de unos 40 millones de euros y es un mercado en el que el sector estaba creciendo. Quintana pide medidas para mitigar el posible incidencia de una decisión que supondría aranceles del 25% para productos como las conservas de pulpo o de mejillón.

Otro asunto que planteó es la incertidumbre ante el Brexit, Al respecto pidió una coordinación fuerte entre el Gobierno y las comunidades, sobre todo lo relacionado con la pesca, uno de los sectores más afectados. Al respecto, la conselleira presentó una propuesta de real decreto medidas transitorias para que los barcos de bandera británica y capital gallego que faenan en el Gran Sol puedan seguir haciendo con normalidad sus operaciones en puertos de Galicia como Celeiro, Burela, Ribeira, A Coruña o Vigo. De no ser posible, explicó, sería preciso que el Estado reforzara las unidades de Aduanas y los Puestos de Inspección Fronteriza (PIF) con el objetivo de no colapsar las descargas en los puertos.

En el Consejo Consultivo de Pesca, preparatorio para el Consejo de Ministros de Pesca de la UE de la próxima semana, también se abordó la situación del nuevo Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, sobre el que Galicia defendió el dictamen aprobado por el Consejo Gallego de Pesca. “Seguimos insistiendo en la necesidad de mejorar la habitabilidad de nuestra flota para que haya un relevo generacional. Hay que mejorar las condiciones de vida a bordo, lo que significa aumentar el tamaño de los barcos, que no tiene nada que ver con elevar la capacidad de pesca”, expresó Quintana.

También se analizaron las propuestas de cuotas de pesca para el mar Báltico, una zona en la que Galicia apenas tiene intereses pero que sirven como indicador de las medidas de gestión que se van a adoptar en las pesquerías de cara al próximo año. “Siempre defendemos que las variaciones en las cuotas no deben ser superiores al 15%, ni al alza ni a la baja, y vamos a seguir defendiéndolo en favor de una sostenibilidad social, económica y medioambiental en aguas del Atlántico”, destacó Rosa Quintana.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.